10 CAMBIOS EN LAS PISCINAS COMUNITARIAS POR EL COVID-19

publicado en: Aquarium Blog | 0

Como ya hemos mencionado en otros artículos, este último año se han producido cambios en las piscinas comunitarias con motivo del Covid-19. Estos han afectado tanto al disfrute de las piscinas como a sus hábitos de uso.

En un primer momento se puede pensar que todos estos cambios han sido “a peor”. Sin embargo, la mayoría de estos nuevos hábitos han resultado positivos a la hora de utilizar nuestra piscina comunitaria.

¿Quieres saber de qué cambios en las piscinas comunitarias hablamos? ¡Sigue leyendo!

A raíz del cambio de normativa para garantizar las medidas de sanidad del Covid-19, seguro que has oído hablar sobre muchas modificaciones en las piscinas comunitarias.

Cambios en las piscinas comunitarias por Covid-19

En la mayoría de los casos, se ha exagerado o incomprendido el alcance de estos cambios. Según nuestra experiencia con nuestros clientes, esto ha producido una confusión respecto a qué cambios debía implementar una comunidad para poder abrir la piscina.

El resultado de esta desinformación ha sido una “no apertura” de las piscinas durante la temporada de verano como método garante para evitar posibles brotes o conflictos.

No obstante, vamos a explicar algunos de los cambios más comentados, en un intento de ejemplificar por qué estos cambios no han sido nunca tan complicados ni drásticos como se ha podido entender.

  • Reducción del aforo habitual de la piscina al 50%, como norma general:

Este ha sido uno de los puntos más comentados y que ha suscitado un mayor número de opiniones de los usuarios. En la mayoría de las piscinas comunitarias no ha habido incidencias respecto a la reducción del aforo y, de hecho, no se ha alcanzado el máximo permitido en ningún momento de la temporada.

  • Obligación de desinfectar el andén perimetral, al menos, 2 veces al día.

Aunque la norma exigía la desinfección de las zonas de andenes y playa dos veces al día, nosotros hemos propuesto a los clientes (y así se ha hecho en la mayoría de las piscinas comunitarias que gestionas) la desinfección 3 veces durante toda la jornada. Ha sido una propuesta muy bien recibida.

  • Establecimiento de “turnos de uso” de la piscina para evitar aglomeraciones.

Este punto también suscitaba cierto nerviosismo y mucho debate entre nuestros clientes. Existía el temor de que no se pudiese usar la piscina comunitaria al máximo de su capacidad debido a los turnos. Sin embargo, hemos visto como estos turnos han racionalizado el uso de la piscina y regulado de forma positiva el flujo de bañistas a lo largo de toda la temporada.

  • Realización de un mayor número de analíticas a lo largo de la temporada.

La autoridades sanitarias han exigido que, aparte de las analíticas obligatorias en circunstancias normales, en esta temporada se realicen analíticas adicionales durante los meses de uso de la piscina. De esta forma, se ha podido realizar un seguimiento más estrecho de la calidad del agua.

  • Recomendación sobre la instalación de aparatos automáticos para la dosificación del desinfectante y del PH.

Aunque ha sido una recomendación, nostros hemos aconsejado fervientemente a nuestros clientes la instalación de equipos totalmente automatizados para el control y dosificación del desinfectante (cloro) y del regulador de PH. En la inmensa mayoría de las instalaciones de nuestros clientes antiguos ya habíamos instalado estos equipos automáticos con anterioridad.

  • Aumento de la horas de depuración de la piscina.

Evidentemente, esta recomendación ha sido bien recibida por el sector y ha tenido poco debate al respecto.

  • Obligatoriedad de ducharse, no sólo antes de entrar al vaso, sino también después del baño.

Ya existía la obligación de ducharse antes de entrar al vaso para evitar “ensuciar” el agua con las cremas solares. El único cambio ha sido que, esta temporada, también se ha exigido la ducha después del baño.

  • Prohibición de utilizar la zona de andén y playa como zona de estancia.

Esta medida también ha resultado positiva ya que se han evitado aglomeraciones en estas zonas al no permitirse la estancia para tomar el sol, hacer grupos, etc.

  • Prohibición del uso de juguetes y otros elementos susceptibles de ser compartidos.

Esta modificación de la normativa ha garantizado la ausencia de situaciones que pudiesen suponer un riesgo. Al mismo tiempo, esta prohibición ya existía en algunas piscinas públicas o algunas comunidades, por lo que no ha sido una medida muy complicada de asimilar.

  • Uso de hidrogeles en las zona comunes.

Esta norma no sólo ha afectado a la piscina comunitaria sino, también, al resto de zonas comunes del edificio.


A raíz del Coronavirus, se han producido muchos cambios en las piscinas comunitarias. Pero si aún te quedan dudas o te gustaría hacernos alguna consulta específica, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros, sin compromiso.

¡Estaremos encantados de atenderte!

Últimas entradas